Madrid convierte a Ulm en la meca de los bomberos

La pequeña ciudad alemana de Ulm, a medio camino entre Múnich y Stuttgart, es conocida por su catedral, la más alta del mundo, y por ser el lugar donde nació y se crió Albert Einstein. Y, sin embargo, no es este personaje el que da de comer a la población. Otro de sus ciudadanos ilustres, que por fechas bien podría haber sido el abuelo del físico más importante del siglo pasado, es tanto o más conocido en esa población. Se trata de Conrad Dietrich Magirus (1824-1895), el primer ingeniero al que se le ocurrió ponerle escaleras a carromatos especiales y, más tarde, a camiones.



Enlace a la fuente orginal del artículo: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/32227958/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C10A0C0A40Cempresas0C1380A90A54310I2513240Bhtml/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.