La imposible tarea de cuadrar un Donuts

Somos la llave. Fue la declaración de un representante sindical de los trabajadores de la fábrica de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) al descubrir que la votación en la planta iba a ser determinante para definir el futuro a corto y medio plazo de Panrico. La lucha por diseñar y desbloquear un acuerdo que desde ambos lados de la mesa de negociación se ha mantenido durante el último mes en Madrid no contaba con que ni Oaktree ni Carlos Gila ni los representantes sindicales tenían esa llave. Las radicalizadas posiciones de los trabajadores de la fábrica de Barcelona han ocasionado el mismo efecto en la mesa de negociación que el que ocasiona un tsunami en un castillo de arena.

Enlace a la fuente orginal del artículo: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/33e365ce/sc/33/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C110C20A0Cempresas0C1384936370A0I7216660Bhtml/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.