En 2020 crecerá hasta un 25% el número de exoneraciones por la Ley de la Segunda Oportunidad

El año pasado cerró la lista de concurso de acreedores con cifras récord en lo que va de lustro.

En comparación con el año anterior, el sector empresarial vio un 3% más de deudores concursados, una cifra que ronda los 6600 teniendo en cuenta no solo las empresas sino también las personas físicas.

Más allá de lo que significa a nivel económico en el tejido empresarial español, también hay que pensar en las posibilidades de salir de las deudas en el caso de empresarios y autónomos que han intentado, por todos los medios, sacar adelante sus proyectos antes de optar por el concurso.

“Las cifras que se van acumulando son una verdadera losa para tratar de salir adelante en el caso de autónomos. Pese a intentar lograr la reunificación de deudas para aliviar la presión, puede suponer no poder salir adelante. Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, los embargos impiden pagar otras facturas” explican desde Defensa del Deudor.

Según los datos con los que trabajan, durante 2020 habrá un 25% más de exoneraciones para quienes se atengan a la ley de la segunda oportunidad.

Esta ley, que lleva vigente desde 2015, son miles los empresarios, sobre todo autónomos, que han solicitado asistencia para poder acogerse a sus requisitos, entre los que se encuentra haber respondido, previamente, con el patrimonio, a los acreedores.

“El motivo principal para intentar acogerse es permitir a una persona que ha sufrido un gran fracaso en su parte laboral, empresarial o personal, poder encauzar o rehacer su vida. En la práctica, se trata de una excelente herramienta legal para que estas personas salgan de su situación y vuelvan a retomar su día a día para poder reinventarse sin cargas a sus espaldas” explican dede Defensa del Deudor.

En España, al contrario de lo que sucede en otros países, aún son pocos quienes se acogen a ella. De hecho, anualmente, desde que se puso en marcha, apenas se cuentan unos dos mil casos y suelen ser las personas que se quedaron sin trabajo, los avalistas de terceros y el de parejas divorciadas lastradas por la otra parte.

Sin embargo, hay que pensar en un perfil también que necesariamente podría intentarlo: los autónomos que, pese a hacer frente con su patrimonio, aún mantenían deudas con Hacienda o la Seguridad Social.

Son estos los que, gracias a las últimas sentencias del Tribunal Supremo, podrían beneficiarse en mayor medida al exonerarse, dependiendo de cada caso, hasta el 75% de su deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.