Elogio de una buena persona

Muchos, cuando fallece alguien, tienden a poner énfasis en el pasado: lo que fue y lo que hizo. Esto es formidable y honra la memoria del difunto, máxime si se le consideraba buena persona, como es el caso de Isidoro Álvarez. Otros prefieren subrayar su legado, que, si es excelente, proyectado hacia el futuro, nos beneficia a todos. Puede hablarse en estos términos de los padres fundadores de Estados Unidos (Jefferson, Adams, Washington) o, en el mundo de la empresa, de figuras legendarias como Henry Ford (automóviles), Hewlett y Packard (informática), Jobs (¿toda una nueva forma de vida?), etc.

Enlace a la fuente orginal del artículo: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/3e8a4708/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C160Cempresas0C1410A88640A70I7118490Bhtml/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.