El Brexit sigue en periodo de examen según el Tribunal Supremo

Cuando en junio salió de las urnas el interés del pueblo británico en dejar la Unión Europea, se produjo tal revuelo que incluso hubo quienes salieron a la calle a la vista de lo que se venía a quejarse por no haber sido bien informados de las consecuencias que podría traer para la economía y el comercio de las históricas islas. De hecho, incluso Irlanda y Escocia dijeron no sentirse representadas e incluso planteaban no seguir los dictados del referendum sino actuar de manera independiente ante esto.

Las dudas comenzaron cuando, tras la dimisión de Cameron, May se hizo con las riendas como Primer Ministro del Reino Unido y se planetearan las primeras negociaciones con la UE para la salida.

Y así llegamos hasta Noviembre, sin más noticias que la de esperar a que se mencionara por fin el artículo 50 para poner en marcha la maquinaria que separara de hecho y derecho a este histórico de la unión formada en el Viejo Continente.

Sin embargo, hace escasos días apareció en los medios, como titular, la sentencia del Tribunal Supremo Británico por el que el Brexit no puede ser llevado a cabo, de forma unilateral y sin el consenso de la Cámara y Parlamento Británico. Algo que podría significar incluso que se paralizara y que el referendum que moviera a los británicos se convirtiera en algo consultivo y no definitivo ya que, en la Constitución, no aparece el referendum como medio para poder tomar una decisión formal a nivel político.

Esto abre nuevas vías de aquí en adelante puesto que ahora la pelota está en el Parlamento que, tras pedir la opinión del pueblo, consiguió una respuesta que ahora, los órganos de poder, deben ponderar si es tenida o no encuenta a la hora de la votación que está por llegar para poner en marcha la ruptura. Por lo que los medios presionan, si el pueblo habló no se espera que sean los políticos los que se atrevan a poner un «pero» o un «y si», pero habrá que esperar finalmente a ver las posturas y negociones que llegarán en este nuevo escenario que podría, de nuevo, cambiar la historia de la Unión Europea.

Latest Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.