Competitividad en la empresa: optimizar la gestión de tesorería

Competitividad. Esa en realidad es la clave. En un mercado donde la presencia online se da por hecho, es necesario ser capaz de competir en el sector con las mejores herramientas tanto para los clientes, como para proveedores y para la propia compañía.

Conseguir que la competitividad maximice la rentabilidad de un proyecto en términos financieros es la obsesión de CFO que esté gestionando la actividad económica de su compañía.

Aunque siempre que se habla de estos términos se piensan enconceptos o ratios externos a la empresapara conseguir ser competitivos, también hay una forma de serlo desde dentro del departamento financiero, así nace el concepto de la gestión de tesorería como ventaja competitiva.

Sobre el papel parece sencillo hablar de ello, sin embargo, basta echar un vistazo a la cadena de suministro, con varios intermediarios y por tanto facturas que atender, para darse cuenta de la complejidad de un mundo que ha ido buscando soluciones para mejorar no solo el pronto pago de facturas, sino la financiación necesaria entre los proveedores, empresas y clientes finales.

La implantación de sistemas como el SCF –Supply Chain Finance en sus siglas inglesas – ha permitido de manera sencilla, la optimización no solo del capital de trabajo, sino también la aportación de liquidez a los proveedores, lo que desencadena en una estabilidad de la cadena de suministro y por tanto del proceso de venta y empresarial.

¿Cómo funciona este sistema? A través de la plataforma tecnológica que aporta el SCF se consigue la digitalización de los procesos financieros que intervienen en toda la cadena de suministro. Algo que se viene trabajando durante el último lustro y que ha sido el paso natural debido a que participamos en unos mercados hiperconectados. Así conseguimos que se pueda facilitar el pronto pago de facturas y también la estabilidad financiera de la compañía y proveedor, incluyendo esta nueva vía de financiación dentro de los procesos de una empresa como algo natural.

Cada vez se busca más mejorar los procesos y gracias a este tipo de gestión de tesorería, donde los números cuadran casi al instante, la competitividad se convierte en algo que puede diferenciar de los competidores. Que un proveedor confíe en el pronto pago y que sea capaz de cobrar a tiempo siempre es vital para la confianza corporativa y para firmar, cada vez, mejores acuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.